Calefacción en el hogar

Calefacción: conoce las opciones que tienes para mantener cálido tu hogar en el invierno

color-azul

CALEFACCIÓN: OPCIONES PARA MANTENER CÁLIDO TU HOGAR EN EL INVIERNO

Durante este invierno, es muy importante saber cómo sobrevivir a los días más fríos y tener conocimientos suficientes sobre qué tipo de calefacción se necesita en el hogar

Esto no solo te ayudará a disfrutar al máximo esta temporada, sino que también te permitirá recortar gastos innecesarios y contribuir con el cuidado del medio ambiente

En ese sentido, lo primero que debes saber es que el sistema de calefacción se complementa con otros elementos, como la iluminación natural; la cantidad de ventilaciones o el tipo de cortinas que se utilizan en tu hogar. 

A partir de estos conocimientos, puedes analizar qué tipo de calefacción necesitas con base en tus objetivos personales, ya sea templar zonas de diferentes tamaños; calefaccionar el suelo o mantener una temperatura estable.

Para ayudarte a tomar la mejor decisión, en este artículo te presentamos una guía completa con los tipos de calefacción que existen, cómo funcionan y cuál es el que más te conviene, en base a tu presupuesto, elementos del hogar y objetivos personales.

tipos de calefaccion

Tipos de calefacción

Calefacción eléctrica

La calefacción eléctrica es uno de los sistemas más accesibles y que posee menor costo de instalación. Además, también se considera uno de los más amigables con el medio ambiente si la energía eléctrica usada no proviene de generación en base a combustibles fósiles o hidroeléctricas por el daño ambiental que provocan donde se instalan

Sin embargo, debido a la gran cantidad de energía eléctrica que consumen, no son óptimos para utilizar durante un tiempo prolongado.

Si pasas largos periodos dentro de tu hogar, posiblemente esta no sea la mejor opción. Aún así, te contaremos más detalles para que puedas analizar el panorama completo.

Dentro de la calefacción eléctrica podemos encontrar los siguientes ejemplos:

  • Sistema de radiadores

Es uno de los más utilizados dentro de la categoría de calefacción eléctrica y se puede encontrar en la gran mayoría de los hogares.

Este sistema funciona a través de radiadores que calientan de manera efectiva habitaciones grandes en las que se hagan pocas actividades y se caracterizan por calentar los objetos que se encuentren cerca.

Uno de los principales problemas de este sistema es el sobrecalentamiento y el enfoque de salida del calor, el cual puede ser peligroso si es que hay objetos demasiado cerca al radiador, provocando incendios o quemaduras.

  • Suelo radiante

El suelo radiante es cada día más común debido a que se distribuye a través del suelo, eliminando aparatos o estufas que se encuentren por el hogar.

La utilización de este tipo de calefacción radica en la instalación de tuberías o cables que recorren el hogar y generan el calor. Este tipo de sistemas es más complejo de instalar, ya que se debe abrir o levantar el suelo de la casa y eso dejaría ciertas zonas inaccesibles.

La función principal de este tipo de calefacción es la distribución del calor, ya que lo hace desde abajo hacia arriba, dejando una sensación agradable de calor por las habitaciones.

 Es recomendable generalmente cuando hay niños y menores en la familia ya que le darán la seguridad de no quemarse con otros instrumentos. 

 

Calefacción por combustibles fósiles

Este tipo de calefacción es una de las más utilizadas a nivel mundial y está compuesta por tres tipos diferentes de combustibles: gas, carbón y derivados del petróleo.

La calefacción por combustibles fósiles es más accesible en costos de instalación y combustible. Sin embargo, a la larga es más dañino para el medio ambiente y la salud debido a los altos contaminantes que arrojan. 

Si quieres saber más acerca de la contaminación intradomiciliaria que producen, revisa nuestro artículo aquí.

Algunos ejemplos de cada combustible son:

  • Estufas a gas

Este tipo de estufas utilizan balones de gas licuado y son una de las más comunes en el país, debido a su bajo costo y acceso

Una de las características principales de esta estufa es que tiene mayor movilidad gracias a sus ruedas. Generalmente, presentan tres paneles de radiación para calefaccionar pequeños, medianos y grandes espacios. Además, cada vez cuentan con más integraciones en su funcionamiento, como termostatos o encendidos eléctricos

Aunque en temas de costo tiene un beneficio frente a otros sistemas de calefacción, la cantidad de partículas que arroja al aire y que se debe usar en lugares ventilados para evitar una intoxicación es una desventaja clara de este tipo de calefacción.

  • Estufas a parafina

Las estufas a parafina son muy fáciles de mover por la casa, siendo suficientes para espacios medianos.

Estas estufas presentan una buena relación  costo – eficiencia, ya que la parafina es más barata que el gas, la leña o la electricidad. Su poder calorífico permite calefaccionar habitaciones como comedores o el living de la casa en muy poco tiempo y gracias a su fácil transporte, se pueden utilizar en varios lugares.

Existen tres tipos de estas estufas: láser, mecha o híbridas, donde la diferencia radica en la cantidad de calor que producen y la tecnología con que se quema el combustible. 

La desventaja principal de este tipo de calefacción es la cantidad de monóxido de carbono que producen, siendo necesario tener una muy buena ventilación del lugar para evitar complicaciones en la salud.

  • Estufas a carbón

Esta calefacción funciona de manera parecida a las estufas de leña, con la diferencia de que el carbón debe ser encendido fuera del hogar y mantener una constante ventilación.

Estas estufas o braseros emiten un gran calor en las cercanías, pero debido a que deben tener una toma de aire o estar en una zona ventilada gracias a los desechos que botan de la combustión, no se pueden transportar y deben estar en un lugar fijo. Son ideales para habitaciones grandes o con gran flujo de gente debido al calor que emanan.

La principal desventaja es que es necesario tener precaución en el traslado y quema del combustible, ya que se debe ingresar al hogar solo cuando  ya no genera humo para evitar quemaduras o intoxicaciones.

 

Calefacción por biocombustibles

La calefacción por biocombustibles está cada vez más instaurada y se ve como el futuro de la calefacción en los hogares y en todo el mundo. 

Gracias a sus bajos niveles contaminantes y gran poder calorífico, estas estufas o chimeneas desplazan poco a poco a los sistemas de calefacción más tradicionales, al mezclar innovación, sustentabilidad y practicidad en un mismo sistema. 

Existen tres categorías de biocombustibles:

  • Residuos tradicionales (leña)
  • Residuos forestales (pellet, briquetas y astillas)
  • Residuos agroindustriales (huesos de aceitunas y frutos secos).

En ese sentido, es importante agregar que los biocombustibles más utilizados son la leña y el pellet, debido a que son los más amigables con el medio ambiente y los que producen un calor sano y agradable.

Son perfectos para crear un invierno perfecto, con toda la familia reunida en torno a la estufa. 

Aquí te contamos más. 

  • Calefactor a leña

Este tipo de calefactores producen un gran poder calorífico y mantienen el calor por largos periodos de tiempo sin tener que volver a cargar combustible.

Se recomienda instalar en zonas amplias de la casa y, si es el caso, cerca de las escaleras hacia el segundo piso, ya que también producen calor hacia arriba, temperando ambos pisos del hogar, a diferencia de otros sistemas de calefacción. 

Aunque existe la opinión popular de que este tipo de calefacción no es amigable con el medio ambiente, por la cantidad de humo que puede generar, se debe hacer la aclaración de que es el desconocimiento y el mal uso del biocombustible la que produce este fenómeno.

Tan solo con usar leña con menos de un 25% de humedad y conocer el correcto funcionamiento del equipo, se elimina los humos visibles que la estufa emite y por lo tanto se minimiza la posibilidad de contaminar con este combustible.

En el caso de los calefactores AMESTI, por ejemplo, los mismos están dotados de un sistema de doble combustión que permite que los gases y humos se combustionen y no salgan a la atmósfera.

Es importante mencionar que las estufas a leña han evolucionado a medida que pasa el tiempo, a través de la adición de nuevas tecnologías en los procesos de combustión y encendido, lo que les da un valor agregado frente a otros tipos de calefacción.

Si quieres saber más acerca de la leña y sus características, revisa nuestro artículo aquí.

  • Calefactor a pellet

Este tipo de estufas utilizan unos pequeños granitos de serrín y viruta compactada que prenden con facilidad y generan grandes cantidades de calor.

A diferencia de las estufas de leña, las estufas de pellet generan una combustión controlada por elementos electrónicos y se usan con un combustible industrializado, con una homogeneidad mejorada. Esto hace que la combustión sea mejor, la eficiencia mayor, y por ende, también disminuyan las posibilidades de emisiones contaminantes.

El pellet es de fácil almacenamiento debido a su tamaño, por lo que no ocupará grandes cantidades de espacio. 

Este tipo de calefacción, al igual que la leña, se deben instalar en zonas amplias del hogar y deben tener una toma de aire instalada para sacar los desechos de la combustión. Sus niveles de contaminación son mínimos y gracias a la tecnología, tienen diferentes funciones como control a distancia, programación de encendido e incluso regular la potencia de calor.

Si quieres saber cómo el pellet ayuda a reducir el cambio climático, revisa nuestro artículo aquí.

¿Cómo saber qué tipo de calefacción elegir para el hogar? 

Aunque la elección del mejor calefactor para tu hogar depende de muchos factores, la verdad es que hoy en día la calefacción por biocombustibles se ha posicionado como una de las mejores opciones, tanto en Chile como en el resto del mundo.

En Europa, por ejemplo, los biocombustibles se han convertido en uno de los caminos más viables para crear una sociedad amigable con el medio ambiente, mientras que en Chile, en 2019, la biomasa logró representar un 18% en los sectores industriales y un 27,2% en los sectores públicos, superando el uso de la energía solar y eólica.

Ahora, el principal objetivo es regular los distintos tipos de biomasa en el país e incentivar el correcto uso de la leña para reducir los efectos negativos a la salud y medio ambiente.

Solo así podremos disfrutar de un invierno perfecto, con la familia reunida y disfrutando del calor del fuego sano.

Productos destacados

Más artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *