Chile aumenta el consumo de pellet

Desde siempre Chile ha sido un país con intenso uso de la biomasa. El uso de la leña esta ancestralmente arraigada en nuestro país lo que se ha traducido en estadísticas oficiales del Ministerio de Energía que arrojan que todo el país obtiene más del 23% de su energía primaria de fuentes de biomasa.

Si la medición se centra solo en casas residenciales, la energía usada que proviene de la biomasa supera el 50%.

Chile aumenta el consumo de pellet

Contexto nacional

Hoy, a la biomasa tradicional (leña), se está sumando fuertemente el uso de un nuevo combustible, el pellet.

Este combustible de la biomasa está cobrando tremendo protagonismo debido a la búsqueda y promoción por parte de la autoridad medioambiental, de combustibles más homogéneos y donde el usuario no influya en el nivel de emisiones contaminantes de material particulado cuando lo usa y combustiona en sus equipos de calefacción.

Era necesario abrir el campo a otras opciones ya que anualmente el 56% de la población, -cerca de 10 millones de personas- son expuestas a concentraciones sobre 20 mg/m3 de Material Particulado menor a 2,5 µm (MP2.5).

La fuente de alrededor del 50% de este MP2.5 es la combustión de leña en mal estado  (con más de 20% de humedad) de estufas en mal estado y no certificadas por la SEC, y usuario poco conscientes que no usan bien sus estufas.

Una gran oportunidad

El pellet en Chile es producido principalmente a partir de pino radiata en 32 plantas distribuidas en la zona central y sur del país.

Para contextualizar esta afirmación hay que mencionar que Chile tiene actualmente 17,5 millones de hectáreas de bosque: 82% de bosque natural, 17% de plantaciones (pinos y eucaliptus) y 1% de producción mixta. Es aquí donde se observa una gran oportunidad para la producción del pellet chileno.

El gran desafío

En los últimos años, el incremento en los niveles de educación en Chile se ha traducido en una sociedad más consciente que comenzó a manifestar exigencias relacionadas con la preservación del patrimonio natural y cuidado del medio ambiente.

Junto con lo anterior, una de estas alternativas es la producción de pellet. A pesar de la abundancia de biomasa forestal, esta nueva mirada “sustentable” de la sociedad chilena generó interés por parte de empresarios e investigadores en buscar materias primas alternativas para la generación de este biocombustible.

Existen numerosos centros de investigación y universidades nacionales que han desarrollado investigación en esta área. La UDT (Unidad de Desarrollo Tecnológico) de Concepción y el CEAP (Centro de Estudios de Alimentos Procesados) de Talca son algunos ejemplos.

En la Universidad de La Frontera, el Centro de Manejo de Residuos y Bioenergía, que pertenece al Núcleo Científico BIOREN y está asociado al Departamento de Ingeniería Química, desarrolló un screening para la identificación de biomasas locales con potencial energético.

Los resultados fueron alentadores y permitieron identificar la cascarilla de avellana como la biomasa con mejores características para ser combustionada.

Mientras esto sucede el pellet sigue cobrando más fuerza entre los combustibles no fósiles en Chile y se amplía el mercado con la incorporación de calefactores y calderas que funcionan con estos comprimidos de madera.

Actualmente Amesti ofrece el catálogo más amplio de estufas y calefactores a pellet certificados por la SEC para todo Chile, inclusive en toda la Región Metropolitana.

Conoce todos nuestros productos aquí

Productos destacados

Estufa a pellet Amesti modelo Milano color rojo italiano
Chimenea a pellet Inserto 700 Crystal
Estufa a pellet Amesti modelo Milano color blanco
Calefactor a pellet Italy color Rojo Italinao

Más artículos

Estufas Amesti inversión a largo plazo - Amesti.clMantenimiento Estufas pellet y leña