color-azul

¿Por qué no debes usar leña húmeda como calefacción?

La leña es uno de los combustibles más utilizados en Chile, estimando alrededor de 7 millones de personas la usan tanto para la calefacción como para cocinar, pero esta puede ser tremendamente dañina para el medio ambiente si es que se utiliza leña húmeda.

Ya sea por un mal almacenamiento o por comprarla más barata, la leña húmeda es más común de lo normal y aunque existen diferentes métodos para evitarlo, la gente sigue haciendo esta mala práctica.

Hoy te contamos cuáles son los problemas de utilizar leña húmeda y cómo solucionarlo.

leña húmeda

La leña húmeda causante principal de la contaminación ambiental

Se considera que la leña está húmeda cuando los niveles de agua internos de la madera sobrepasan el 25%

Hay diferentes maneras de saber si la madera está húmeda, ya que presentan ciertos aspectos físicos evidentes, como un mayor peso o un color más pronunciado, vivo o encendido, pero el unico metodo realmente certero es usar un instrumento como el medidor de humedad para leña Amesti.

El problema principal de la utilización de leña húmeda, al momento de calefaccionar nuestros hogares, es la gran cantidad de partículas que suelta al aire, lo que provoca mucha contaminación ambiental.

Esto es provocado por una especie de círculo vicioso que, al quemar la madera húmeda, ésta no logra calentar suficiente el ambiente, por lo que se debe quemar más cantidades y, en consecuencia, se contamina mucho más.

Además, acorta notablemente la vida útil de los equipos, disminuyendo la rentabilidad de tu inversión.

Finalmente, la leña húmeda puede llegar a ser entre un 60 y 70% menos efectiva, lo que además conlleva un gasto de dinero mayor debido al consumo continuo para mantener la eficiencia calorífica de las estufas o cocinas.

Si quieres saber más acerca de la leña como combustible para calefacción, revisa nuestro artículo aquí.

¿Cómo evito la leña húmeda?

Por más que se intente, la leña jamás estará 100% seca ya que siempre habrá humedad en el entorno que la madera pueda absorber y mantener en su interior.

Lo que sí se debe tener en cuenta, es el lugar donde se está almacenando, que es de vital importancia para que los niveles de humedad no sigan creciendo sobre el 25%.

Para esto, hay que fijarse que el espacio tenga la suficiente ventilación, preferiblemente en el patio de la casa, para que el aire pueda mantener seca la leña y además disminuya sus niveles de humedad, lo que aumentará la potencia calorífica.

Por otro lado, también es necesario que se encuentre bajo techo, para que los días en los que haya lluvia no se moje la madera e incremente el nivel de humedad interno.

Finalmente, si se utiliza leña húmeda para la calefacción, evita a toda costa apurar el proceso de encendido con bioetanol o combustibles fósiles, ya que solo lograrás contaminar más y dañar tu estufa.

En Amesti nos preocupamos por el ambiente

En Amesti, estamos comprometidos en dar lo mejor de nosotros para nuestros clientes, entregando productos de calidad y que no contaminen el ambiente.

Nuestras estufas están equipadas con tecnología de punta y certificadas por rigurosas instituciones tanto nacionales como internacionales.

Si quieres saber más sobre nuestra certificación SEC, revisa nuestro artículo aquí.

Además, contamos con los más calificados técnicos instaladores para dejar todos nuestros productos instalados de manera óptima.

Si quieres conocer acerca de nuestra red de instaladores, revisa nuestro artículo aquí.

Productos destacados

Más artículos

Cocinas a leña AmestiCalefacción en el hogar