color-azul

tipos de Estufas: a leña, de parafina, eléctrica o a gas

La idea de estufa puede aludir a dos objetos diferentes. En algunos países, se llama estufa al aparato que se emplea para calefaccionar un ambiente mediante la combustión o con energía eléctrica; en otros, en cambio, el término estufa se refiere al dispositivo que sirve para cocinar.

En Chile, específicamente, se refiere al dispositivo que produce y emite calor. Las estufas son muy importantes sobre todo en invierno, cuando las temperaturas son bajas, ya que ayudan a calentar el hogar, local comercial, oficina u otro espacio cerrado.

Eso sí, hay que tomar en cuenta que al generar calor y trabajar con fuego, las estufas pueden provocar lesiones o hasta causar incendios. Por ello, es necesario tomar precauciones para evitar accidentes y realizar la debida mantención.

En cualquiera de sus acepciones, es un objeto que hoy en día puede parecer imprescindible en el hogar. Por eso, hoy en Amesti te contamos todos los detalles sobre ellas.

tipos de estufas

¿Qué tipos de estufas existen?

En un principio, las estufas más corrientes eran las de fuego, clásicas de carbón, pero con los avances tecnológicos los tipos de estufas que existen son mucho más diversos.

Estufas de leña

Este tipo de estufas suelen ser las más escogidas por los amantes de las casas de campo, y los hogares clásicos de montaña. Se recomienda para casas grandes y con un buen sistema de ventilación; debe además realizarse buenas limpiezas, sobre todo para la zona cercana a la estufa.

Estufas a parafinas

Este tipo de estufas se recomiendan, sobre todo, para lugares más pequeños, de entre 20 y 40 metros cuadrados. Como su nombre indica, la parafina es su principal sustento de combustible; la cual se puede adquirir en bidones de diverso tamaño.

Estufas eléctricas

Las estufas eléctricas se encuentran entre las más populares, aunque en los últimos años han perdido algo de fuerza ante la aparición de modelos más avanzados y eficientes, y es que las estufas eléctricas se caracterizan por su elevado consumo.

Una estufa eléctrica funciona por convección, lo que significa que no emite ningún tipo de gas contaminante ni perjudicial para la salud. Su desventaja es que no son demasiado potentes, lo que hace que no sean muy recomendables para calentar grandes espacios.

Estufas a gas

Este tipo de estufas son las más tradicionales y utilizadas por las familias, pues su sistema de funcionamiento es mucho más económico que el eléctrico. Éstas funcionan gracias a bombonas de butano, las que permiten expandir su calor de forma más amplia y eficaz.

Estufas de pellets

Los pellets se caracterizan por ser un combustible vegetal 100% renovable, limpio y muy recomendado para el hogar. Las estufas que funcionan con este tipo de carburante suelen tener un costo más elevado que el resto, pero las ventajas que ofrecen también son mayores.

El primer beneficio va relacionado con el precio del propio combustible: los pellets son uno de los materiales más económicos del mercado. Este tipo de estufas se recomiendan para espacios de entre 30 metros cuadrados a 100 metros cuadrados, todos ellos con una ventana o sistema de ventilación cerca.

Estufas halógenas

Las estufas halógenas se recomiendan para zonas o estancias reducidas, pues el calor que emiten se caracteriza por ser directo y de corto alcance. Su sistema de funcionamiento sigue las bases de las estufas eléctricas, pero con la desventaja de ser aún más exigentes en consumo y, por ende, más costosas a la larga.

Estufas de aceite

También están las estufas de aceite, que destacan por su sencillo funcionamiento y efectividad, ya que no es necesario añadir ni renovar el aceite, y al tratarse de un aceite específico que no se quema, son capaces de emitir mucho calor a un precio bastante económico.

Estufas de patio o exterior

Este tipo de estufas pertenecen al grupo de estufas decorativas que se utilizan en los exteriores del hogar. Así pues funcionan de la misma manera que las eléctricas, pero se fabrican con un diseño más estético y ajustable en estatura para adaptarse al espacio necesario. Sin dejar de lado su protección a prueba de agua ya que suelen ubicarse en jardines o espacios abiertos.

Tipos de estufas de leña

Estufas de leña de hierro fundido

Las estufas de leña de hierro fundido resultan más robustas, duran más años en perfecto estado por su alta resistencia al calor. El hierro fundido es un material con una inercia muy alta por lo que tardan más en calentarse, pero una vez calientes, el calor perdura mucho más tiempo una vez apagada la estufa. 

Emiten un calor directo, radiante y constante y por ello se recomienda dejar una mayor distancia de seguridad entre muebles, cortinas y por supuesto, personas. Por eso, resultan una buena opción para insertar en el hueco de antiguas chimeneas en casas de campo.

Además, las estufas de hierro fundido destacan por su estética rústica lo que las convierte en objetos decorativos por derecho propio. 

Estufas de leña de acero

Las estufas de acero tienen una estructura más ligera por lo que su inercia es menor, esto significa que se calientan más rápidamente. Este tipo de estufas suelen tener un material refractario en el interior del hogar para amplificar su capacidad calorífica y su inercia (como la vermiculita o la cerámica).

También existen estufas de acero de doble combustión que optimizan su rendimiento y reducen las emisiones, esto se logra al utilizar el calor de los gases generados en una segunda combustión, la cual se realiza en una segunda cámara, por lo que consigue rendimientos de hasta el 80%. 

Recordamos que generalmente las estufas de leña consiguen unos rendimientos del 70%. A mayor rendimiento, menor consumo energético generamos.

Las estufas de acero generalmente emiten calor por convección, es decir, calientan el aire y lo distribuyen por la estancia, aunque también emiten cierta radiación desde el cristal del hogar. 

Tipos de estufas de parafina

Si tienes un salón o comedor de más de 20 m2, las estufas de parafina te permiten calentar rápidamente la estancia. Además, como son portátiles las puedes trasladar fácilmente de una habitación a otra.

Podemos distinguir básicamente dos clases según el tipo de encendido: 

Estufa de parafina de mecha: Se accionan mediante un encendedor que funciona con pilas, que produce la chispa que prende la llama y calienta el combustible. 

Proporcionan calor intenso desde que se enciende la mecha y no necesitan ningún requisito de instalación, ni siquiera un enchufe. Tienen una autonomía aproximada de 15 horas. Están indicadas para lugares con buena ventilación y renovación de aire (salón, comedor, pasillos), pero no se recomienda su uso en dormitorios.

Estufa de parafina electrónica: Este tipo de estufas necesitan una conexión a la red eléctrica, tienen más potencia y consumen menos que las de mecha (pueden llegar a calentar estancias de 76 m2). 

Al conectarse a la luz, su eficiencia se basa en que se puede programar su encendido y su funcionamiento indicando la temperatura y el tiempo que deseas que esté emitiendo calor. Además, pueden incluir un sistema que impida que los niños accionen algún botón ya que ante cualquier presión brusca las teclas se bloquean.

Las estufas de parafina electrónicas tienen quemadores con capacidad autolimpiable. Es una opción más segura por la mayor dificultad para acceder al quemador.

 

​​¿Cómo cambiar la mecha a una estufa de parafina?

Realizar el cambio de la mecha es algo muy sencillo:

  1. Saca el depósito y quita la parte del cilindro: Se debe quitar los 6 tornillos y retirar la carcasa. De esta forma queda al descubierto el cuerpo de la estufa, donde se puede ver una parte metálica en la que está el combustible, y una parte en la que está la mecha.
  2. Accede a la mecha: En esta parte hay cuatro tuercas que hay que desenroscar para poder sacar la mecha. Se debe tirar hacia arriba, luego en la parte interior hay un pequeño cilindro metálico al que va enganchada la mecha.
  3. Extrae la mecha: Para poder sacar la mecha para proceder al cambio, se debe dar media vuelta para que salga.
  4. Retirarla con cuidado y proceder a realizar el cambio.

Una cosa muy importante es que todas las mechas no son universales, por ello es recomendable que antes de realizar el cambio, asegurarse del modelo y la compatibilidad.

Tipos de estufas eléctricas

Una de las mejores soluciones para calentar el hogar es utilizar una calefacción eléctrica de bajo consumo. Es decir, contar con todas las ventajas mencionadas de un calefactor eléctrico y a un bajo costo de energía.

Esto es posible gracias a los nuevos calefactores eléctricos de bajo consumo, los cuales vienen en diferentes tamaños y diseños para ambientes pequeños y más amplios. Para ahorrar el consumo energético se debe prever que la habitación cuente con un buen aislamiento de calor y poca ventilación.

 

Estufas de cuarzo

Se utilizan para calentar rápidamente una habitación como el baño, por ejemplo. También se le suele ver debajo de algunos escritorios en espacios muy abiertos. Esto es porque ofrecen un calor direccionado, por lo tanto, no son utilizadas para calentar un ambiente amplio, ya que calientan lo que se encuentre cerca y delante de los infrarrojos.

Es importante mantener lejos de ella todos los objetos que puedan quemarse y utilizar la protección contra gotas de agua en caso de utilizarla en el baño.

 

Convector eléctrico

La mayor ventaja de este tipo de estufa eléctrica de bajo consumo es que podemos controlar de manera más eficiente el tiempo de uso. Porque sigue irradiando calor por algunos minutos después de apagarlo.

Estas estufas convectivas calientan el aire que pasa por las resistencias que se calienta con energía eléctrica. Es importante aclarar que las resistencias no son las de metal con alto consumo energético. Estos convectores eléctricos poseen resistencia de cerámica. Las cuales se calientan rápidamente y liberan un calor uniforme por más tiempo que las de metal.

Existen varios modelos, algunos de ellos poseen un ventilador interno, se denominan turboconvectores o termoventiladores. El ventilador permite una mejor distribución del calor en la habitación. La posible desventaja de estos modelos es el ruido que produce el ventilador.

Tipos de estufas de gas butano

En el mercado hay una gran variedad y tipos de estufas de butano, por eso los queremos ayudar a la hora de elegir la estufa más adecuada para tu hogar.

 

Estufas de llama azul

Las estufas de butano de llama azul, calientan la estancia por convención, es decir, van generando aire caliente, el cual va desplazando al aire frío hasta elevar la temperatura de todo el aire. Estas estufas no son aconsejables en estancias inferiores a 15 m2, y cubren un máximo de 40 m2.

Las estufas de butano de llama azul aprovechan mucho mejor el gas resultando ser muy efectivas y sobre todo económicas.  Nos permite alcanzar hasta 4000W de energía calorífica.

 

Estufas catalíticas

Las estufas catalíticas están recomendadas para hogares con niños pequeños o mascotas, dada la enorme seguridad que ofrecen. Una de las principales ventajas que nos ofrecen es que emite calor a través de su panel catalítico, no hay fuego directo.

Su potencia es de entre 2.500W y 3.100W. Su consumo es inferior al de las estufas de butano de llama azul.

Su gran inconveniente es que no calientan de una forma tan rápida.

 

Estufas radiantes

El funcionamiento de este tipo de estufas es de la siguiente manera: disponen de un quemador infrarrojo que les hace tener una mayor potencia. Son capaces de alcanzar hasta los 4.000W, por lo que pueden calentar habitaciones más grandes de entre 25 y 35 m2.

Este tipo de estufas no se aconsejan tener en viviendas con niños o animales ya que podrían ocasionar algún incidente si la tocan estando encendida.

 

¿Con qué se limpia el vidrio de la estufa?

Si has comprado una estufa o estás pensando en adquirir una, tarde o temprano tendrás que afrontar el problema del vidrio ennegrecido por el humo y el hollín. No te preocupes, la limpieza es muy sencilla si se adoptan pequeñas precauciones.

Puedes utilizar la ceniza para hacer brillar el vidrio o, si prefieres, puedes utilizar los limpiadores específicos que existen en el mercado, pero debes poner atención a los detergentes agresivos, que las pueden deteriorar.

Actualmente, las mejores estufas utilizan sistemas de aireación que mantienen el vidrio limpio durante más tiempo. Si quieres que estos aparatos rindan al máximo de su potencia, apunta siempre a la calidad de los combustibles, ya que garantizan mayores rendimientos y menos residuos. Esto se traduce en un mantenimiento y una limpieza más sencillos y económicos.

EN AMESTI SOMOS LÍDERES DEL MERCADO

Con más de 35 años de experiencia, nos enorgullece seguir siendo el referente principal en nuestro sector. Por lo mismo, nos enfocamos día a día en seguir buscando nuevas formas de innovar, mejorar y entregar el mejor calor sustentable a nuestros clientes.

Te invitamos a conocer nuestras estufas a leña, pellet, chimeneas, cocinas a leña e incluso repuestos. ¡Y enamórate del buen diseño, eficiencia y calidad! Los tres pilares que siempre tenemos presentes a la hora de fabricar nuestros productos.

Tenemos muchas opciones que cuentan con un diseño moderno que queda perfecto en cualquier lugar. Contáctanos aquí para mayor información sobre cualquiera de nuestros productos o servicios.

Además, contamos con una red de instaladores autorizados Amesti, los cuales están capacitados para realizar instalaciones según el entrenamiento que amerita cada estufa y calefactor. 

¡Estamos para ayudarte a encontrar el producto ideal para tu hogar! ¡Contáctanos!

Productos destacados

Más artículos